Toda empresa se autoimpone metas, busca cumplir los lineamientos de los directivos e idealiza su forma de funcionar, pero ¿se cumple realmente todo esto?.

Las evaluaciones de desempeño no son, como lo cree la mayoría de los trabajadores, para despedir o premiar a un colaborador, son para detectar las fortalezas de la empresa y potenciarlas, así como para encontrar los puntos débiles y trabajarlos.