Poder restringir el acceso a diferentes sectores de su empresa se hace indispensable, sobre todo cuando su negocio mantiene productos que pueden ser robados o información que no debe caer en manos equivocadas.

Los controles de acceso pueden ser biométricos (huella digital) o de proximidad (tarjeta) y ambos con o sin registro para consultas posteriores.