Compartir archivos por correo o pendrive es la forma menos eficiente de hacerlo, ocupa valioso tiempo y recursos, en cambio, utilizar un servidor de archivos, con permisos establecidos, cuota de almacenamiento y registro de uso, es la forma correcta, segura y económica.